¿Como mitigar el riesgo de la información asimétrica?

 

La ampliación de las brechas de información entre la C-suite y el Directorio (también conocida como asimetría de información) puede representar un riesgo significativo para las operaciones del Directorio o conducir a una crisis corporativa de importancia. Como tal, la National Association of Corporate Directors (NACD) ha hecho foco en la mitigación de este riesgo.

 

El impulso para este tema fue la exitosa serie de mesas redondas celebrada en 2012 con McGladrey LLP, un proveedor líder de servicios de aseguramiento, impuestos y consultoría enfocado en el mercado medio. Convocando a los directores corporativos con los funcionarios de la C-suite para discutir francamente el tema de las relaciones del Directorio con la C-suite, las discusiones resultantes encendieron un foco en las áreas que son cada vez más susceptibles a brechas más amplias en la información: estrategia, riesgo y evaluaciones del Directorio y sus directores.

Construyendo las áreas identificadas por la primera serie, NACD y McGladrey sostuvieron una segunda serie de mesas redondas similares en el verano de 2013. Estas discusiones (resumidas en el libro blanco) se adentraron en las señales de advertencia de que las brechas en el flujo de información se habían vuelto demasiado grandes, y qué medidas preventivas específicas podía tomar el Directorio para abordar el problema.

¿La información asimétrica significa riesgo?

La información asimétrica es un aspecto crítico de la dirección. El Directorio está presente en las empresas para supervisar estratégicamente la gestión y las operaciones, pero con una capacidad a tiempo parcial.

 

Debido a sus roles a tiempo completo, los ejecutivos de alto nivel inevitablemente tienen un conocimiento mucho más profundo que el Directorio sobre las operaciones y los riesgos de la organización.

 

Esto implica que cualquier información presentada al Directorio será, por necesidad, filtrada por el C-suite. Este desequilibrio genera un problema: los directores dependen de la C-suite para proporcionar los datos necesarios para evaluar el desempeño de la administración.

A pesar de esta tensión natural que se produce entre el tablero y el C-suite, hay consenso entre los directores de que la información asimétrica no necesariamente es de calidad negativa para la Dirección. “La asimetría de la información es una buena cosa”, opinan algunos directores, agregando que: “Si los directores están sobrecargados información, no evaluarán de la misma manera”. Además, tanto los directores como los directivos reconocieron que la mayoría de la información se presenta al consejo con algún “barniz”, o sesgo de éxito.

Obviamente, deben existir líneas de comunicación claras y abiertas entre el C-suite y el Directorio, y así como este canal es una calle de dos vías, presenta un desafío para ambas partes.

 

Los directores deben ser capaces de conocer y solicitar el tipo y la cantidad de información que necesitan para una supervisión eficaz.

 

“Mi trabajo es entregar el contexto”, señaló un miembro de una C-suite. “El contexto es la parte más importante, porque informa cómo se percibe la información”.

A pesar de tener un interés, la gerencia necesita independencia de pensamiento para proporcionar la información necesaria y la perspectiva al Directorio, libre de cualquier sesgo.

 

Fuente: El Gobierno Corporativo en Iberoamerica 

Artículos relacionados: 

¿Qué es la información asimétrica?

Información asimétrica: señales de advertencia