¿Qué es el Gobierno Corporativo?

Cada organización debe darle forma a su órgano de gobierno, basada en el marco regulatorio y su estructura de capital, no hay un modelo único que se adapte a todos los casos.

Es imperativo tomar conciencia de las responsabilidades propiciando la autorregulación, la autocrítica y el autocontrol, y creando valor para la organización y la sociedad.

Ésta es mi propia definición de gobierno corporativo:

“Se trata del conjunto de procesos, mecanismos, responsabilidades regulatorias y reglas de juego -formales e informales- establecidas entre los propietarios, el directorio y la administración de una organización, independientemente del tamaño y la estructura accionaria, y su finalidad es generar valor sostenible en el tiempo, asegurar la rendición de cuentas, la equidad y la transparencia, y establecer relaciones armónicas con los grupos de interés: directorio, accionistas, clientes, inversores, empleados, gobierno y la comunidad”.

 

La buena gobernanza no debería generar una estructura burocrática en detrimento de la oportuna toma de decisiones.

 

Beneficios de un gobierno corporativo eficaz:

  • Establece reglas claras, la equidad y protección de los derechos de todos los accionistas.
  • Facilita la transparencia, seguridad de la información y rendición de cuentas.
  • Promueve crecimiento operativo y la eficiencia organizacional.
  • Promueve la inversión en la organización.
  • Hace sostenible el presente de la organización y sustentable en el largo plazo
  • Establece procesos para la toma de decisiones estratégicas
  • Previene conflictos entre familias.
  • Reconocimiento por parte de inversionistas, otras empresas y mercados internacionales.
  • Mejora la imagen de la empresa y su competitividad.
  • Permite incorporar el valor de intangibles como son la marca y crédito mercantil.

 

Las mejores prácticas de gobierno corporativo están dirigidas a todo tipo de empresas, desde las de reciente fundación, hasta las maduras. La lentitud o agilidad con la que una empresa responde se relaciona con la presencia o ausencia de políticas claras y delegación de autoridad, y/o escasa segregación de funciones, y no con la incorporación del buen gobierno corporativo.

Alejandra Mastrangelo