Japón: El control débil de los accionistas y la hipótesis de la vida tranquila

Un estudio con datos de empresas japonesas publicado en Harvard Law School Forum on Corporate Governance and Financial Regulation prueba la “Hipótesis de la vida tranquila”, que predice que los administradores que están sujetos a un control débil de los accionistas evitan tomar decisiones difíciles, como la inversión de riesgo y la reestructuración de negocios.

En la investigación se emplearon la propiedad de accionistas cruzada y accionaria estable como las variables proxy de la fuerza de la defensa de un gerente contra el poder disciplinario del mercado. Sin embargo, cuando los administradores son supervisados de cerca por inversores institucionales y directores independientes, tienden a ser activos en la toma de decisiones difíciles. Tomados en conjunto, los resultados son consistentes con la hipótesis de la vida tranquila de gestión

También se constató que el monitoreo por inversores institucionales y directores independientes mitiga estos efectos. El estudio examinó empresas cotizadas en la Bolsa de Tokio de 2004 a 2014.

Durante décadas, Japón ha sufrido una baja rentabilidad empresarial, un bajo crecimiento económico y un pobre desempeño en el mercado de valores. A pesar de una política monetaria sin precedentes y prolongada destinada a impulsar la economía, las inversiones de capital en el sector empresarial se han mantenido estancadas. Algunos han atribuido la baja rentabilidad de las empresas japonesas a su falta de reestructuración y su aversión al riesgo (que, a su vez, ha suprimido la innovación). El fracaso de las empresas en la reestructuración e innovación puede estar relacionado con el hecho de que los intereses de los gerentes no siempre coinciden con los intereses de los accionistas.

John Hicks, Premio Nobel de Economía 1972, acuñó la Hipótesis de la vida tranquila, que sostiene que el mayor de los beneficios de un monopolista es una vida tranquila y que que los administradores evitan tomar decisiones difíciles cuando están protegidos de los efectos disciplinarios del mercado de capitales.

Dado que el aumento de las inversiones (por ejemplo, desarrollo de nuevas instalaciones, adquisiciones, I + D) requiere un esfuerzo sustancial por parte de los gerentes, éstos pueden disminuir estas inversiones, aunque se espera que aumenten el valor de la empresa. Debido a que muchos gerentes de firmas japonesas están protegidos de los efectos disciplinarios del mercado de valores a través de participaciones cruzadas, el problema de la vida tranquila puede ser una causa del mal desempeño de las empresas niponas.

También es posible que el problema de la subinversión o la falta de reestructuración de sus negocios no rentables pueda explicarse por la “Hipótesis de preocupación de carrera” (Holmström, 1999), que predice que cuando los encargados hacen frente a la presión de accionistas y tienen la preocupación resultante para sus propias carreras, evitan las inversiones arriesgadas que pueden fallar debido a choques exógenos. Aunque es raro que los gerentes de las firmas japonesas no obtengan la aprobación de sus propias propuestas de nombramiento de los directores en las reuniones de accionistas, la creciente influencia de los inversores institucionales extranjeros puede plantear estas preocupaciones relacionadas con la carrera.

Dado que los accionistas cruzados amistosos reducen las preocupaciones relacionadas con la carrera de los gerentes, es probable que una proporción más alta de estos accionistas aumente la confianza de los gerentes en su seguridad laboral, y por lo tanto conducirá a un aumento en las inversiones de riesgo. Así, al examinar los efectos de la participación cruzada en los comportamientos corporativos, es posible probar simultáneamente estas hipótesis competidoras.

Los resultados del estudio son consistentes con la hipótesis de la vida tranquila, pero no con la preocupación de la carrera ni con la hipótesis del flujo de caja libre, que predice que los administradores protegidos sobreinvertirán.

Además, entre las tres categorías de accionistas, zaibatsu las empresas del grupo, las empresas del grupo de la industria y los bancos prestamistas, que constituyen principalmente participaciones cruzadas, ninguno de un grupo específico domina los efectos negativos observados sobre las inversiones corporativas y el comportamiento de reestructuración.

Aunque la participación cruzada en Japón disminuyó entre 1997 y 2004, la participación cruzada contemporánea ejerce efectos negativos sobre las inversiones y la frecuencia de las actividades de reestructuración entre las empresas japonesas. Estas empresas también participan en menos riesgos, lo que puede conducir a un crecimiento reducido en el futuro. Además, los directivos tratarán de mantener un status quo pacífico cuando estén protegidos por el paraguas de la participación cruzada. De esta manera, la participación cruzada tiene importantes costos indirectos.

 

Fuentes:

Enjoying the Quiet Life: Corporate Decision-Making by Entrenched Managers

National Bureau of Economic Research