Evaluación que define una agenda: creación de un enfoque estratégico

Cuando la evaluación incluye una perspectiva sobre lo que debe hacer, el directorio puede identificar los temas críticos sobre los que debería trabajar y establecer una agenda distinta a la de la gerencia.

Este tipo de evaluación de foco ayuda al directorio a priorizar con eficacia -y a abordar- cuestiones urgentes. Al establecer prioridades, el directorio gestiona la sobrecarga de información, que se produce cuando un exceso de información frustra el trabajo significativo.

Un director lo expresó de esta manera:

“Muchos directores se quejan de que los directorios pasan demasiado tiempo en la mecánica de gobierno corporativo que desplaza el tiempo para una discusión significativa sobre el negocio.

El directorio puede cumplir con toda la lista de temas, pero no llegar al verdadero trabajo de un directorio. La única forma que conozco de evitar esto es que el directorio se ponga de acuerdo sobre los temas importantes, y ponerlos primero en el orden del día. Las demás cosas tienen que funcionar en torno a eso. Nos aseguramos de que estamos de acuerdo en los temas clave consiguiendo opiniones a través de nuestra evaluación, y nos aseguramos de que estamos gastando suficiente tiempo en ellos.”

Director principal de directorio, Compañía Servicios Financieros Fortune 1000

 

En otro caso, un directorio determinó que era necesario comprender mejor el flujo de talento y el sistema de gestión del talento en la empresa. Los miembros del directorio establecieron esto como una meta anual y dieron forma a la agenda para incluir sesiones de educación internas y externas que ayudaron al directorio, en su conjunto, a entender mejor las perspectivas del talento y los riesgos para la empresa.

El establecimiento de la agenda ayuda con la asimetría de información, en donde la gerencia tiene mucha más información sobre el negocio que el directorio.

La priorización proactiva dirige la agenda del directorio hacia áreas importantes, en lugar de recibir pasivamente la agenda suministrada por la gerencia. El directorio, por tanto, identifica los temas importantes y se asegura de que reciban suficiente cobertura en la agenda, en su mayoría, mitigando el riesgo de un directorio capturado por la gerencia.

Este tipo de evaluación se beneficia de incluir entrevistas con ejecutivos de alto nivel de la administración. Estas entrevistas permiten que la evaluación identifique los temas que la alta gerencia considera importantes, que pueden no haber sido traídos a las discusiones de los directorios.

Las entrevistas realizadas por un profesional experto pueden descubrir diferencias de interpretación que se producen cuando los directores que trabajan con los mismos hechos llegan a diferentes interpretaciones y conclusiones.

Sacar diferentes interpretaciones ayuda al directorio a entender las fuentes subyacentes de conflicto o confusión. Por ejemplo, un directorio se dedicaba a una decisión estratégica importante con respecto a dividir la empresa. El directorio examinó las estrategias, los costos y beneficios como parte de su papel formal, pero la evaluación descubrió un profundo malestar con la situación actual, por múltiples razones:

Nos enfrentamos con la opción de dividir la empresa, y nos enteramos de que los directores se sentían incómodos con la agenda de la gerencia. No me percaté del alcance de las consideraciones que corrían por las cabezas de los directores hasta que el presidente hizo las entrevistas de evaluación. Un director pensó que la administración estaba maquinando para enriquecerse; otro había calculado pagos potenciales y estaba recomendando un tope a los ingresos del Director Ejecutivo; otro estimó los costos fijos para cada entidad independiente y consideró que el perfil de costos bajo la separación era insostenible. Un cuarto se preocupaba por su puesto en el directorio. Cada uno estaba tomando los hechos en su propia dirección, haciendo difícil el diálogo efectivo.

Director principal de directorio, Compañía Conglomerado Fortune 500

Esta evaluación ampliada recopiló diversas opiniones e inquietudes y permitió que el directorio desarrollara sus debates estratégicos de manera más efectiva, abordando temas que eran sensibles debido a diferentes perspectivas e interpretaciones. La evaluación identificó información que se había pasado por alto en los procesos habituales operativos del directorio, e información que no había surgido durante las reuniones del directorio o en discusiones de pasillo.

Lo anterior ilustra un punto importante:

Las evaluaciones del directorio no son independientes ni separadas del trabajo de estrategia o de la gestión básica del directorio; éstas pueden ser y son un complemento esencial de ese trabajo.

Un director de un conglomerado brasileño de propiedad familiar describió cómo la evaluación jugó un papel esencial durante las conversaciones de fusión con otra empresa familiar. La capacidad de un tercero para evaluar las prácticas, contribuciones y opiniones de numerosos directores (incluyendo miembros de la familia/propietarios) era esencial para la buena ejecución de la fusión. En este contexto, las evaluaciones pueden ser herramientas de apoyo críticas para la implementación de la estrategia y actividades centrales del negocio.

Fuente:

International Finance Organization