Escribir bien cotiza más

Las empresas pueden aumentar significativamente su valor de mercado aumentando la legibilidad de sus informes anuales.

En en Foro de la Harvard Low School on Corporate Governance and Financial Regulation se publicó el informe It Pays to Write Well, que hace referencia al título de este post. Sus autores, Byoung-Hyoun Hwang y Hugh Hoikwang Kim, lo publicaron en mayo de 2017 en el Journal of Financial Economics.

 

“Examinamos cómo la legibilidad de los documentos de divulgación corporativa afecta a los inversores y a los precios de las acciones”, afirmaron Hwang y Kim.

 

La divulgación corporativa se expresa en forma de números acompañados por una cantidad sustancial de texto. Aunque investigaciones anteriores han enfatizado la informatividad de los números contables, este estudio es parte de un flujo relativamente nuevo de literatura que analiza la informatividad del texto y la facilidad con que puede ser procesado por los lectores.

En el artículo se analiza la legibilidad de los informes anuales de fondos de capital cerrado (CEF). Al igual que todas las corporaciones que cotizan en bolsa, los CEF presentan informes anuales a la Securities and Exchange Commission (SEC) y a sus accionistas, que generalmente contienen:

  • Un informe a los accionistas de la empresa.
  • Una revisión de inversiones.
  • Una perspectiva de inversión.
  • Varias informaciones sobre los directivos, directivos y políticas de votación de la empresa.
  • Un estado financiero.
  • Las tenencias de valores de la empresa.

El estudio se centró en los CEF porque tienden a ser pequeños por capitalización de mercado, no están cubiertos por analistas, no organizan teleconferencias de ganancias y sus gerentes rara vez aparecen en las noticias. Por lo tanto, sus informes anuales representan el principal canal a través del cual los CEF se comunican con los inversores actuales y potenciales.

 

¿Existe una “medida” de legibilidad de un informe?

El parámetro de legibilidad se basó en el Plain English Handbook de la SEC, publicado en 1998 y desarrollado para ayudar a las empresas a hacer sus documentos de divulgación más fáciles de leer. En el Manual, la SEC discute ocho factores relacionados con el lenguaje que hacen que un documento sea más o menos legible:

1) Voz pasiva

2) Verbos débiles u ocultos

3) Palabras superfluas

4) Jerga jurídica y financiera

5) Numerosos términos definidos

6) Palabras abstractas

7) Detalles innecesarios

8) Frases largas

 

Al aplicar un software a cada informe anual se obtuvo un detalle sobre la frecuencia con la que aparecen estos errores de escritura en una oración en promedio, destacándose: voz pasiva, verbos débiles u ocultos y detalles innecesarios.

 

Ejemplos de errores de escritura y cómo resolverlos:

Voz pasiva:

En lugar de: “Debemos repensar cómo nuestros recursos serán mejor utilizados para…”.

Enunciar: “Debemos repensar cómo utilizar mejor nuestros recursos para…”.

Verbos débiles u ocultos:

En lugar de: “Tuvimos que realizar un nuevo cálculo de nuestro ingreso neto”.

Enunciar: “Tuvimos que volver a calcular nuestro ingreso neto”.

Detalles innecesarios:

En lugar de: “Consideramos que tales acciones son completamente innecesarias”. Enunciar: “Consideramos que tales acciones son innecesarias”.

 

Para evaluar la validez de la medida de legibilidad, se asignaron al azar a los estudiantes de negocios de pregrado, informes anuales con puntajes de “alta legibilidad” y de “baja legibilidad”. Se encontró que los informes con puntajes de alta legibilidad son significativamente más fáciles de leer que aquellos con puntuaciones de baja legibilidad.

Al relacionar la legibilidad de los informes anuales a los CEF se halló que aquellos con informes anuales difíciles de leer negocian con descuentos sustanciales con respecto a los que redactan informes anuales fáciles de leer.

 

El análisis sugiere que un aumento de 10 puntos porcentuales en el número de fallos por escrito por sentencia, en promedio, hace que los CEF se negocien con un aumento de 2.7 puntos porcentuales de descuento.

 

Si bien no hay sanciones o multas oficiales asociadas con la redacción de documentos de divulgación que sean difíciles de leer, se confirma que existen fuertes incentivos económicos para producir documentos que resulten fáciles de leer por la población general inversionista.

 

¿Cuánto está siendo amenazada la reputación de su empresa por no contar con una herramienta de información adecuada? ¿En cuánto afecta esto la cotización de su empresa en el mercado?

La información que su empresa brinda al mercado, ¿es clara?, ¿inspira confianza a los posibles inversionistas?

¿Con qué criterio se evalúa la legibilidad de los informes de su empresa?

Betina Bensignor

 

Fuentes:

HLS Forum on Corporate Governance and Financial Regulation: It Pays to Write Well

It Pays to Write Well