El Mensaje de BlackRock: una carta que cuestiona la naturaleza misma del capitalismo

Laurence D. Fink, fundador y director ejecutivo de BlackRock, escribió en su polémica carta que está viendo “muchos gobiernos fallando en prepararse para el futuro en temas que van desde jubilación e infraestructura a la automatización y el reciclaje de los trabajadores. Como resultado, la sociedad se está volcando cada vez más al sector privado, pidiendo que las empresas respondan a desafíos sociales más amplios”.

Andrew Ross Sorkin anticipó hoy en The New York Times que Fink enviaría una carta fechada el 16 de enero de 2018, dirigida a los principales ejecutivos de las compañías públicas más grandes del mundo. Lo que afirma en ella es probable que cause una tormenta en las oficinas de las empresas en todas partes y un debate sobre la responsabilidad social que se extiende desde Wall Street hasta Washington: Fink les dice a las compañías que necesitan contribuir con la sociedad para recibir el apoyo de su empresa.

El director de BlackRock tiene la influencia para hacer este tipo de demanda: la nota revela que su empresa gestiona más de $ 6 billones en inversiones a través de planes 401 (k), fondos cotizados en bolsa y fondos mutuos, convirtiéndolo en el mayor inversor en el mundo, y tiene una influencia desmesurada sobre si los directores son votados dentro y fuera de los directorios.

“La sociedad exige que las empresas, tanto públicas como privadas, tengan un objetivo social. Para prosperar con el tiempo, cada empresa no solo debe ofrecer un rendimiento financiero, sino también mostrar cómo hace una contribución positiva a la sociedad”. Laurence D. Fink

Éste puede ser un momento decisivo en Wall Street, que plantea todo tipo de preguntas sobre la naturaleza misma del capitalismo. “Seguramente será un pararrayos para las principales instituciones que invierten el dinero de otras personas”, dijo Jeffrey Sonnenfeld, decano asociado senior de Yale School of Management y experto en liderazgo corporativo. “Es enorme para un inversor institucional tomar esta posición en su cartera”.

Que el mayor inversor del mundo declare que planea responsabilizar a las empresas, es un buen ejemplo de la evolución de las empresas estadounidenses porque, además, afirma que está agregando personal para ayudar a monitorear cómo responden las organizaciones.

Si una empresa no se relaciona con la comunidad y tiene un sentido de propósito, “en última instancia, perderá la licencia para operar con partes interesadas clave”.

Hasta hace poco, las compañías como BlackRock han sido inversionistas pasivos y han hecho poco para presionar a los líderes de las compañías en las que invirtieron; de hecho, eran conocidos por los planes de gestión de “sellos de goma”. Se trataba de inversionistas activos que buscaban responsabilizar a las empresas, ya sea por agitar el cambio o por vender sus acciones para expresar su disgusto.

Fink ha denunciado en el pasado a los accionistas activistas como demasiado centrados en el corto plazo. “Si me preguntan si el activismo perjudica la creación de empleo, la respuesta es sí”, dijo en 2014. Ahora está cambiando sus tendencias.

En los últimos dos años, BlackRock se convirtió en una espina para Exxon. En 2016, la empresa retuvo el apoyo de dos directores como protesta contra la política de “no participación” de Exxon, que impedía a los miembros del directorio independientes reunirse con accionistas como el Sr. Fink. En 2017, BlackRock apoyó una propuesta de los accionistas para mejorar las revelaciones de la compañía sobre el clima, en parte porque la política de Exxon impidió que la empresa comprendiera completamente su estrategia a largo plazo y su exposición al riesgo. Finalmente la propuesta de divulgación climática fue aprobada y Exxon acordó publicar informes de impacto climático, y cambió su política de no participación: ahora permite reuniones entre accionistas y directores independientes.

Incluso los inversores activistas están tomando las causas sociales. Jana Partners y Calstrs, el enorme sistema de jubilación de California que administra las pensiones de los maestros de escuelas públicas del Estado, escribieron una carta a Apple la semana pasada para exigir que se centre más en los efectos perjudiciales que sus productos pueden tener en los niños.

El Sr. Fink destaca en su carta que el reciente recorte en el impuesto a las empresas podría generar el tipo de inversores activistas que una vez denunció.

“Los cambios tributarios envalentonarán a los activistas con un enfoque a corto plazo para exigir respuestas sobre el uso de mayores flujos de efectivo”, dijo, “y las compañías que aún no han desarrollado y explicado sus planes encontrarán difícil defenderse contra estas campañas.”

El Fundador de Black Rock cree que tener un propósito social está inextricablemente vinculado a la capacidad de una empresa para mantener sus ganancias.

Fuente:

BlackRock’s Message: Contribute to Society, or Risk Losing Our Support