Carta anual de Larry Fink a los CEOs la clave: el largo plazo

En su carta del 16 de enero de 2018 dirigida a los principales ejecutivos de las compañías públicas más grandes del mundo, el fundador y director de BlackRock, explica porqué el compromiso del directorio en el desarrollo de su estrategia a largo plazo es esencial.

Lo que sigue es una síntesis de la segunda parte de la misiva:

…Ha llegado el momento de un nuevo modelo de compromiso de los accionistas, que fortalezca y profundice la comunicación entre los accionistas y las compañías de su propiedad. He escrito antes que las empresas se han centrado demasiado en los resultados trimestrales. Del mismo modo, la participación de los accionistas se ha centrado demasiado en las reuniones anuales y los votos por poder. Para que el compromiso sea significativo y productivo, si colectivamente nos enfocamos en beneficiar a los accionistas en lugar de perder tiempo y dinero en luchas de poder, entonces el compromiso debe ser una conversación de todo el año sobre la mejora del valor a largo plazo.

BlackRock reconoce y acepta nuestra responsabilidad de ayudar a impulsar este cambio. En los últimos años, hemos realizado un esfuerzo concentrado para desarrollar nuestro enfoque, gracias a Michelle Edkins.

Desde 2011, Michelle Edkins, nuestra responsable global de administración de inversiones, ha ayudado a transformar nuestra práctica de una centrada principalmente en el voto por poder hacia un enfoque basado en el compromiso con las empresas.

También pretendemos duplicar el tamaño del equipo de administración de inversión en los próximos tres años. El crecimiento de nuestro equipo ayudará a fomentar un compromiso aún más efectivo con su empresa mediante la creación de un marco para conversaciones más profundas, más frecuentes y más productivas.

Su estrategia, su directorio y su propósito

Quiero reiterar nuestra solicitud, expuesta en cartas anteriores, de que usted articule públicamente el marco estratégico de su empresa para la creación de valor a largo plazo y afirme explícitamente que ha sido revisado por su directorio. Esto demuestra a los inversores que su directorio está comprometido con la dirección estratégica de la empresa. Cuando nos reunamos con los directores, también esperamos que describan el proceso del directorio para supervisar su estrategia.

La declaración de estrategia a largo plazo es esencial para comprender las acciones y políticas de una empresa, su preparación para posibles desafíos y el contexto de sus decisiones a corto plazo.

La estrategia de su compañía debe articular un camino para lograr el desempeño financiero. Sin embargo, para mantener ese desempeño, también debe comprender el impacto social de su negocio, así como las formas en que las tendencias estructurales generales, desde el lento crecimiento de los salarios hasta la creciente automatización y el cambio climático, afectan su potencial de crecimiento.

Estas declaraciones estratégicas deben seguir evolucionando junto con el entorno empresarial y reconocer explícitamente las posibles áreas de insatisfacción de los inversores. Por supuesto, reconocemos que el mercado esta mucho más cómodo con 10Qs y tarjetas de proxy de colores que las discusiones complejas de estrategia.

Una razón central para el aumento del activismo y las derrochadoras luchas de poder, es que las empresas no han sido lo suficientemente explícitas sobre sus estrategias a largo plazo.

Los cambios tributarios envalentonarán a los activistas con un enfoque a corto plazo para exigir respuestas sobre el uso de mayores flujos de efectivo, y las compañías que aún no han desarrollado y explicado sus planes tendrán dificultades para defenderse de estas campañas.

Los directorios se reúnen solo periódicamente, pero su responsabilidad es continua. Los directores cuyo conocimiento se deriva solo de reuniones esporádicas no están cumpliendo con sus obligaciones con los accionistas. Del mismo modo, los ejecutivos que ven a los directorios como una molestia solo se socavan a sí mismos y las perspectivas de la compañía para el crecimiento a largo plazo.

Continuaremos enfatizando la importancia de un directorio diverso. Los directorios con una mezcla diversa de géneros, etnias, experiencias profesionales y formas de pensar tienen, como resultado, una mentalidad más diversa y consciente.

Asimismo, son menos propensos a sucumbir al pensamiento grupal o perder nuevas amenazas al modelo comercial de una empresa.

En el entorno actual, las distintas partes interesadas están exigiendo que las empresas ejerzan el liderazgo en una gama más amplia de problemas. Y están en lo cierto: la capacidad de una empresa para gestionar asuntos ambientales, sociales y de gobierno demuestra el liderazgo y la buena gobernanza que son tan esenciales para el crecimiento sostenible, razón por la cual estamos integrando cada vez más estos temas en nuestro proceso de inversión.

Las empresas deben preguntarse:

¿Qué papel desempeñamos en la comunidad?

¿Cómo estamos gestionando nuestro impacto en el medio ambiente?

¿Estamos trabajando para crear una fuerza de trabajo diversa?

¿Estamos brindando el reciclaje y las oportunidades que nuestros empleados y nuestra empresa necesitarán para adaptarse a un mundo cada vez más automatizado?

¿Estamos utilizando las finanzas del comportamiento y otras herramientas para preparar a los trabajadores para la jubilación, para que ellos inviertan de una manera que les ayude a alcanzar sus metas?

 

Al ingresar en 2018, BlackRock está ansioso por participar en las discusiones sobre la creación de valor a largo plazo y trabajar para construir un mejor marco para servir a todas las partes interesadas. Esperamos con interés relacionarnos con usted en estos temas.

Sinceramente,

 

Larry Fink

Presidente y Director Ejecutivo

 

 

Fuente:

Larry Fink’s annual letter to CEOS a sense of purpose