Guía Práctica de Gobierno Corporativo IX – Alineamiento de objetivos

Esta nueva serie de artículos es una suerte de digesto donde el lector podrá encontrar una síntesis de la Guía Práctica de Gobierno Corporativo elaborada por ODCE, IFC y GCCF, basada en las Experiencias del Círculo de Empresas de la Mesa Redonda Latinoamericana.

A veces, al decidir mejorar sus políticas y prácticas de gobierno, las empresas cuentan con una motivación definida. Sin embargo, la mayoría tiene dificultades para alinear la visión y los intereses de todas las partes involucradas y para lograr los cambios de actitud que permitirán cumplir los objetivos fijados.

Los líderes de las empresas pueden generar cambios de actitud dentro de sus organizaciones, creando el impulso para ir en busca de una nueva estrategia de negocios y guiar a sus empresas hacia mejores prácticas de gobierno. Los actores principales de este proceso de transformación son los “promotores” que perseveran e inspiran a los demás, garantizando que todos trabajen por un objetivo común.

 

Por supuesto, cambiar actitudes y extirpar creencias y prácticas arraigadas para lograr el éxito de la empresa requiere mucho más que un plan innovador.

 

También es necesario fomentar la voluntad de las personas. El buen Gobierno Corporativo es un proceso doble que implica definir un contexto e implementar mejores medidas. Exige un cambio de actitud que debe incorporarse a la estrategia general de la empresa.

 

Recomendaciones para modificar actitudes y generar compromiso

Consensúe una estrategia común. Después de que los líderes de la empresa identifiquen una visión compartida sobre las mejoras del marco y las prácticas de gobierno, adopte medidas para lograr el consenso de todos los interesados respecto de su estrategia de Gobierno Corporativo.

Identifique puntos de resistencia y comunique claramente objetivos, estrategias y resultados previstos. Los cambios de Gobierno Corporativo pueden afectar a todas las partes vinculadas con la empresa en todos los niveles. Asegúrese de identificar la posible resistencia a los cambios y comunique claramente los objetivos, las acciones específicas y los resultados esperados, para que todos asuman su responsabilidad.

Haga uso de los “promotores” internos. Los promotores del Gobierno Corporativo pueden desempeñar un rol importante al abordar preocupaciones existentes y potenciales, cambiar las actitudes y generar compromiso con la mejora de las políticas y las prácticas de gobierno.

 

Fuente: Guía Práctica de Gobierno Corporativo ODCE, IFC y GCCF

Artículos de la serie:

Guía Práctica de Gobierno Corporativo I – Equivalencias de términos en LATAM

Guía Práctica de Gobierno Corporativo II – Motivación: el porqué determina el camino a seguir